Triumph bonneville atascada en la marcha

Nuestro continuo apetito por la maquinaria retro se traduce en un mercado en constante expansión con opciones que se adaptan a cualquier preferencia. Desde la más pequeña hasta la más ruidosa, pasando por la café racer de alta tecnología, hay una moto para todos los gustos. Y por eso estamos aquí analizando la Triumph Bonneville T120.

La Triumph Bonneville T120 bicilíndrica en paralelo de 1.200 cc se sitúa a medio camino entre las sencillas y auténticas retros como la superventas Interceptor de Royal Enfield, y las modernas motos de época como la BMW R nineT y la Yamaha XSR900. Tiene mucho de estilo tradicional, un motor ronco y agradable al tacto y un montón de encanto desenfadado, equilibrado con tecnología actualizada, facilidad de conducción y prestaciones accesibles. Es una roadster fácil de conducir, quizás la más parecida a la CB1100 de Honda en términos de tacto, posición y dinámica.

Los puristas en calzoncillos con la bandera de la Unión podrían refunfuñar por el hecho de que la T120 se fabrique en Tailandia, en lugar de Hinckley. Probablemente se quejarán del discreto radiador situado delante del motor y también pondrán los ojos en blanco ante el control de tracción.

Fallos en la caja de cambios de la Triumph Bonneville

Construido especialmente para el estilo de conducción de las motocicletas clásicas modernas, con una entrega de potencia inmediata y emocionante, produce una enorme cifra de par máximo de 105 Nm a unas bajas 3.100 rpm, un sorprendente 54% más que la generación anterior de Bonneville.    Con una potencia de 80 CV a 6.550 rpm, un 18% más que el motor anterior, el 1200cc ofrece mucha más potencia a bajo régimen y en toda la gama de revoluciones, con un 50% más de potencia a 4.500 rpm.    Con la precisión milimétrica y la respuesta instantánea del acelerador del sistema de gestión del motor e inyección de combustible ride-by-wire de última generación de Triumph, la Bonneville T120 de seis velocidades está diseñada con un tono carismático y un intervalo de encendido de 270° para una entrega de potencia lineal y suave.

El perfil del motor Bonneville 1200cc ha sido bellamente diseñado con un alto nivel de detalle y acabado, como las aletas mecanizadas del motor, incorporando claves de estilo heredadas de la silueta del legendario motor Bonneville de los años 60, al tiempo que incorpora componentes contemporáneos con sensibilidad para mantener ese aspecto icónico y auténtico.

Triumph bonneville problemas de arranque

Peina los foros de Triumph y oirás bastantes charlas sobre el problema de arranque de la Bonneville. Dicho esto, parece que, por cada propietario que lo ha experimentado, hay otro que nunca ha oído hablar de ello.

Vayamos por delante y saquemos esto del camino. La Bonneville es un icono, en parte debido a su facilidad de conducción única; algunos de los pilotos que experimentaron dificultades para reducir de marcha estaban en el vértice de una curva de aprendizaje.

Reducir de marcha con elegancia requiere un cambio sutil de las marchas. Suelta ligeramente el embrague para frenar el motor entre cada marcha y reducir las revoluciones al régimen adecuado antes de pasar a la marcha inferior.

Las Bonneville usadas no son difíciles de encontrar, pero como con cualquier vehículo usado, es difícil saber qué tipo de mantenimiento se le hizo a la moto antes de que la cogieras por el manillar y la hicieras tuya.

Lo primero que hay que mirar cuando se experimentan problemas con la batería es asegurarse de que los terminales de la batería están bien atornillados; las motos traquetean y los tornillos se aflojan, y una conexión débil de la batería puede causar un fallo eléctrico en toda la moto, pero no es nada que unos giros de 90 grados en el terminal de la batería no puedan arreglar.

Problemas de fiabilidad de Triumph

Nuestro continuo apetito por la maquinaria retro se traduce en un mercado en constante expansión con opciones que se adaptan a cualquier preferencia. Desde la más pequeña hasta la más ruidosa, pasando por la café racer de alta tecnología, hay una moto para todos los gustos. Y por eso estamos aquí analizando la Triumph Bonneville T120.

La Triumph Bonneville T120 bicilíndrica en paralelo de 1.200 cc se sitúa a medio camino entre las sencillas y auténticas retros como la superventas Interceptor de Royal Enfield, y las modernas motos de época como la BMW R nineT y la Yamaha XSR900. Tiene mucho de estilo tradicional, un motor ronco y agradable al tacto y un montón de encanto desenfadado, equilibrado con tecnología actualizada, facilidad de conducción y prestaciones accesibles. Es una roadster fácil de conducir, quizás la más parecida a la CB1100 de Honda en términos de tacto, posición y dinámica.

Los puristas en calzoncillos con la bandera de la Unión podrían refunfuñar por el hecho de que la T120 se fabrique en Tailandia, en lugar de Hinckley. Probablemente se quejarán del discreto radiador situado delante del motor y también pondrán los ojos en blanco ante el control de tracción.