¿Para qué sirve un híbrido enchufable?

Hay una similitud entre los híbridos enchufables y los híbridos completos: Si sus baterías se agotan, ambos se convierten en coches de gasolina. Utiliza esta tabla para obtener un resumen rápido de los híbridos enchufables frente a los híbridos completos:

Para determinar qué tipo de híbrido es mejor, ten en cuenta tus hábitos de conducción, tus prioridades y lo que es realista para ti. Por ejemplo, si no vives en un lugar donde puedas instalar un cargador (y no tienes acceso a un cargador en otro sitio), puede que no te resulte práctico adquirir un híbrido enchufable.

Si conduces largas distancias, tendrás que parar a menudo a recargar un híbrido enchufable para seguir utilizando energía eléctrica, y eso requiere más tiempo y planificación que repostar un híbrido completo. Pero si el impacto medioambiental te importa más, puede que te parezca bien la compensación. Además, puedes tener en cuenta la diferencia entre el seguro de coche por placer y el seguro de coche para desplazamientos, según el uso que vayas a hacer del híbrido.

Los híbridos enchufables son más caros de entrada, pero puedes gastar menos en combustible a lo largo de la vida del coche que con un híbrido completo. El Departamento de Energía de EE.UU. creó una medida, el «eGallon», para ayudar a los conductores a comparar más fácilmente el coste de usar electricidad frente a gasolina como combustible. Y aunque los híbridos completos son más eficientes que los coches con motor de combustión interna, los híbridos enchufables que funcionan con baterías y motores eléctricos son aún más eficientes en comparación.

Conducir un híbrido enchufable

Ahora que el Gobierno va a poner fin a las ventas de coches nuevos de gasolina y diésel de aquí a 2030 para alcanzar su objetivo de emisiones netas cero, puede que estés pensando en un coche híbrido para reducir tus emisiones. Los coches híbridos son vehículos parcialmente electrificados que tienen la ventaja de contar con un motor de gasolina o diésel al que recurrir si pierden la carga eléctrica.

Esto significa que son más limpios que los coches normales de gasolina o diésel, pero con más autonomía que un vehículo 100% eléctrico. Pero, ¿qué tipo de coche híbrido es mejor para ti, el enchufable (PHEV) o el autocargable (HEV)? A continuación analizamos las principales diferencias y ventajas.

Ahora que el Gobierno va a poner fin a las ventas de coches nuevos de gasolina y diésel en 2030 para alcanzar su objetivo de emisiones netas cero, es posible que estés pensando en un coche híbrido para reducir tus emisiones. Los coches híbridos son vehículos parcialmente electrificados que tienen la ventaja de contar con un motor de gasolina o diésel al que recurrir si pierden la carga eléctrica.

Esto significa que son más limpios que los coches normales de gasolina o diésel, pero con más autonomía que un vehículo 100% eléctrico. Pero, ¿qué tipo de coche híbrido es mejor para ti, el enchufable (PHEV) o el autocargable (HEV)? A continuación analizamos las principales diferencias y ventajas.

Qué pasa si no cargas un híbrido enchufable

Ver todos los consejos del motorHíbrido enchufable vs Eléctrico puro: ¿Qué debo elegir?Sopesar los pros y los contras de ir a por un híbrido o aventurarse en el mundo de los eléctricos puros.Nov 12, 2019Así que has decidido que quieres reducir tus emisiones de carbono y vas a tener un coche electrificado. Pero, ¿te quedas con algún tipo de motor de combustión como parte de un híbrido enchufable o vas a por todas y te pasas al eléctrico puro? Aquí tienes nuestra guía para ayudarte.

A diferencia de los vehículos híbridos suaves (MHEV) o los híbridos en serie/paralelos (HEV), que utilizan algún tipo de combustión interna más energía eléctrica en distintos grados, la idea que subyace tras los PHEV es que pueden circular durante largos periodos de tiempo únicamente con energía eléctrica, por lo que no emiten CO2 en absoluto y, al menos en teoría, presentan cifras de ahorro y CO2 muy superiores a las de los MHEV (que no están diseñados para funcionar únicamente con energía eléctrica; simplemente utilizan el aumento eléctrico de un motor de combustión para ahorrar un poco de combustible) o los HEV (que a veces pueden funcionar sólo con energía eléctrica, pero normalmente sólo durante períodos muy cortos de tiempo, digamos hasta 1-2 km más o menos).

Ventajas e inconvenientes de los coches híbridos enchufables

Los defensores del vehículo eléctrico llevan décadas esperando a que la tecnología madure lo suficiente como para que la autonomía, las prestaciones y la utilidad del vehículo sean suficientes para satisfacer las necesidades de la mayoría de los conductores, y para que los VE se vendan a precios al alcance de muchos compradores.

Ya hemos llegado a ese punto, o estamos muy cerca, pero el despliegue de los vehículos eléctricos se ve obstaculizado por la escasez de las baterías que necesitan. Entonces, ¿cuál es una posible solución provisional que permitiría ofrecer el máximo número de vehículos nuevos eficientes al mayor número posible de clientes? Aprovechar al máximo las celdas de batería disponibles empleándolas en vehículos híbridos eléctricos enchufables (PHEV) que tengan motores de gas además de su propulsión eléctrica por batería.

En un principio, los híbridos enchufables se consideraron una tecnología puente para ayudar a los consumidores a conseguir la autonomía que demandan, pero hoy en día las baterías eléctricas lo consiguen en gran medida sin necesidad del coste y el peso de un motor de combustión.

Sin embargo, los PHEV todavía pueden desempeñar un papel provisional, pero por una razón diferente: Utilizan menos celdas de batería que los coches eléctricos. La empresa matriz de Jeep, Stellantis, afirma que el Wrangler 4xe es el PHEV más vendido del país, aunque declinan proporcionar cifras de ventas que lo respalden. Este éxito se produce a pesar de tener una autonomía eléctrica de sólo 25 millas, según la EPA, pero eso es lo mismo que la autonomía eléctrica del Toyota Prius Prime.