Freno de parada de emergencia y luego embrague

¿Cuándo se debe utilizar el freno de emergencia? Los conductores noveles y experimentados no suelen saber cómo funciona el freno de emergencia, ni cómo y cuándo utilizarlo. Sin embargo, puede aumentar la seguridad de un vehículo, por no hablar de la vida útil de su motor.

El freno de emergencia, o freno de estacionamiento como a veces se le llama, funciona independientemente de los frenos que se accionan para detener el coche. Es así a propósito para que tengas acceso a un sistema de frenado alternativo en caso de que fallen los frenos principales.

Los frenos principales funcionan a través de un sistema hidráulico de alta tecnología y están pensados para frenar el coche hasta detenerlo. El freno de emergencia, por otro lado, está diseñado para mantener el coche en su sitio. Sin embargo, si los frenos primarios fallan, puedes utilizar el freno de emergencia para reducir la velocidad y detener el coche.

Debes utilizar el freno de emergencia cada vez que aparques. No importa si estás en una colina o en un aparcamiento llano, si conduces un cambio automático o manual, o si el tiempo es agradable o inclemente.

Como su nombre indica, también debes utilizar el freno de emergencia en caso de urgencia. Si no puedes parar el coche, tira lentamente de la palanca del freno de emergencia o pisa el pedal a fondo para detenerte por completo.

Parada de emergencia en coche automático

Ya se trate de enviar mensajes de texto, hablar o juguetear con la radio, la conducción distraída está bien documentada como causa de accidentes. Pero las emergencias médicas inesperadas son otro riesgo que pone en peligro a los conductores y a sus pasajeros, haciéndoles perder el control del vehículo que pilotan. Una nueva función incorporada a los coches nuevos puede mitigar el impacto de estos imprevisibles -y a menudo mortales- sucesos.

Los sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS) de última generación están llevando la seguridad activa un paso más allá y están interviniendo de forma más activa para evitar este tipo de colisiones. La asistencia automática en paradas de emergencia es una nueva tecnología que vigila al conductor desde el interior del vehículo y aprovecha la tecnología de conducción altamente autónoma ya disponible a bordo para tomar el control del vehículo en caso de que el conductor quede incapacitado.

Las colisiones de tráfico provocadas por una emergencia médica son relativamente raras. Según un estudio de 2009 de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carretera, sólo representan el 1,3% de las colisiones. Es difícil encontrar datos más recientes, pero a medida que la población estadounidense envejece, se espera que aumente el riesgo de colisiones debidas a una emergencia médica.

Nunca use el freno de mano

Si eres como la mayoría de los conductores, puede que no tengas la oportunidad de practicar cómo reaccionarías en una situación de emergencia antes de que ocurra. Pero saber qué hacer en situaciones de conducción inesperadas puede marcar la diferencia. Actuar mal o no actuar cuando algo va mal puede aumentar las probabilidades de estrellar el vehículo.

En los vehículos más nuevos, un sistema de frenado dividido reduce la posibilidad de un fallo total de los frenos. Si se enciende la luz de advertencia del sistema de frenos, es posible que aún tengas frenado en dos de las cuatro ruedas, probablemente una delantera y una trasera. Esto te permitirá apartarte a un lado de la carretera o llegar a la siguiente estación de servicio. Es posible que sientas que el pedal del freno baja más de lo habitual antes de que el vehículo empiece a frenar, y que tengas que pisar el pedal con más fuerza. Es posible que aumente la distancia de frenado, por lo que debe ser consciente de hacia dónde se dirige su vehículo. Si fallan los frenos:

A veces los ruidos de golpeteo empiezan antes de que un neumático reviente, pero normalmente no sabrá con antelación cuándo reventará un neumático. Debe protegerse contra los reventones manteniendo los neumáticos en buen estado e inflados correctamente. Cuando un neumático delantero revienta, el volante puede vibrar y puede sentir que el vehículo se desvía repentinamente hacia un lado. Cuando explota un neumático trasero, una esquina del vehículo puede caer repentinamente y puede sentir que la parte trasera del vehículo se tambalea de un lado a otro.

Cuándo utilizar el freno de emergencia

Tener que aparcar el vehículo en una colina puede ser angustioso. ¿Estará su coche allí cuando vuelva? ¿Saldrá rodando? No es algo que quieras dejar al azar, no quieres que tu vehículo pueda ser un peligro para los demás.

¿Sabías que tu vehículo está equipado con un sistema de seguridad que, cuando se activa, puede ayudar a mantenerlo en su sitio? Siga leyendo para conocer el freno de emergencia de su vehículo y cuándo debe utilizarse.

El freno de emergencia, que forma parte del sistema de frenos del vehículo, funciona independientemente del sistema de frenos principal para evitar que el vehículo se desplace. También conocido como freno de estacionamiento, freno de mano y freno electrónico, el freno de emergencia se diseñó originalmente para utilizarse en caso de que fallara el sistema de frenado principal del vehículo.

El freno de emergencia evita el sistema de frenado hidráulico del vehículo para bloquear las ruedas. Este sistema mecánico utiliza cables que están unidos a la palanca del freno de emergencia. Cuando se acciona en coches con frenos de tambor, los cables tiran de otra palanca que ejerce presión sobre las zapatas de freno para sujetar el vehículo.