Tubo porta matricula de moto

El Club ofrece una serie de servicios a sus socios, siendo los más populares el Servicio de Citas para Motocicletas Triumph y los Archivos del Club.Servicio de Citas para Motocicletas TriumphEstamos acreditados por la DVLA para emitir Certificados de Antigüedad de motocicletas Triumph.

Si tiene una motocicleta Triumph antigua que nunca se ha matriculado o de la que la DVLA no tiene registros y desea conservar la matrícula original (u obtener una matrícula relacionada con la antigüedad), necesita este servicio.

En 1974, la DVLA empezó a informatizar las matriculaciones de vehículos. Hasta entonces, los registros los llevaban a cabo los Consejos de los Condados o los Consejos de los Distritos, pero el Registro Centralizado reunió todos estos registros en un sistema informatizado. Por supuesto, muchos registros se perdieron o no fueron transferidos por los distintos ayuntamientos, y cuando por fin se introdujeron todos los registros antiguos (alrededor de 1980) todavía había muchos vehículos que no estaban en el nuevo registro. Tu Triumph también puede ser un vehículo importado que nunca se hubiera matriculado en el Reino Unido.

Cómo llevar la matrícula en la moto

La Triumph Bonneville es uno de los nombres más legendarios del motociclismo, una bicilíndrica en paralelo británica con clase, carácter y herencia en amplia medida. La moto debe su nombre a las salinas de Bonneville, en Utah, donde Triumph compitió por numerosos récords de velocidad en tierra. La producción de la Bonnie original finalizó en 1983. Sin embargo, en el año 2000, la nueva Bonneville salió de la fábrica de Triumph Hinckley con el aplauso generalizado tanto de los motoristas de a pie como de los conocedores de la industria.

Las distintas Triumph Bonneville T100 se han convertido en una de las roadsters más populares de la era moderna, una máquina «clásica moderna» con un potente bicilíndrico en paralelo de 790-900 cc y un estilo clásico.  Desgraciadamente, asegurar una moto puede resultar caro. Aunque una Bonneville no le costará tanto como una Daytona o una Speed Triple, tendrá que comparar presupuestos de diferentes compañías para asegurarse de que obtiene la mejor tarifa y la más baja. Afortunadamente, podemos ayudarle.

Las primas de seguros se ven afectadas por una amplia gama de variables, por lo que es muy difícil estimar la tasa para cualquier piloto. Las variables incluyen el estado de residencia, el historial de conducción, la edad y más. Dicho esto, podemos ofrecer algunos ejemplos de tarifas de otros propietarios/conductores de Bonneville.

Conversión del filtro de aceite de la Triumph t140

Nuestro continuo apetito por la maquinaria retro se traduce en un mercado en constante expansión con opciones que se adaptan a cualquier preferencia. Desde la más pequeña hasta la más ruidosa, pasando por la café racer de alta tecnología, hay una moto para todos los gustos. Y por eso estamos aquí analizando la Triumph Bonneville T120.

La Triumph Bonneville T120 bicilíndrica en paralelo de 1.200 cc se sitúa a medio camino entre las sencillas y auténticas retros como la superventas Interceptor de Royal Enfield, y las modernas motos de época como la BMW R nineT y la Yamaha XSR900. Tiene mucho de estilo tradicional, un motor ronco y agradable al tacto y un montón de encanto desenfadado, equilibrado con tecnología actualizada, facilidad de conducción y prestaciones accesibles. Es una roadster fácil de conducir, quizás la más parecida a la CB1100 de Honda en términos de tacto, posición y dinámica.

Los puristas en calzoncillos con la bandera de la Unión podrían refunfuñar por el hecho de que la T120 se fabrique en Tailandia, en lugar de Hinckley. Probablemente se quejarán del discreto radiador situado delante del motor y también pondrán los ojos en blanco ante el control de tracción.

Matrícula de la motocicleta y titular del seguro

Hay cosas que molan y otras que son iconos legendarios. Los vaqueros Levi’s, un encendedor Zippo y Steve McQueen entran indiscutiblemente en esta última categoría.      En cuanto a motocicletas, hay pocas tan icónicas como la intemporal Triumph Bonneville.

Triumph introdujo por primera vez la Bonneville (llamada así por el famoso Salt Flats de Utah, donde la compañía perseguía récords de velocidad en moto) en 1959, y la moto de pruebas que ves aquí no se parece en nada a su bisabuelo de hace tantos años. ¿Qué otra cosa puede hacer que un icono legendario mantenga su diseño durante más de medio siglo con tan pocos cambios visuales y aún así conserve su arrogancia?

¿No me cree? No importaba dónde me parara: alguien le hacía un cumplido a esta belleza negra y dorada, reafirmando su atractivo estético universal. Y no sólo los fanáticos de las motos, en un momento mientras repostaba, una señora muy mayor que parecía ir o venir de la iglesia se paró para decir «qué moto tan bonita». Elogios de una fuente poco probable, pero elogios al fin y al cabo.