¿Cuánto es demasiado aire en un neumático?

La gestión de los neumáticos es una preocupación clave para los automovilistas y esencial para la salud general de sus vehículos. Aunque elementos incontrolables como las condiciones de la carretera y el clima pueden afectar a la vida útil de los neumáticos, el tipo de gas con el que se llenan también desempeña un papel importante.

Para los que no lo saben, el nitrógeno se ofrece a menudo como alternativa al aire para inflar los neumáticos. Sin embargo, hay mucha controversia en torno a sus supuestas ventajas y a si una «mejora de nitrógeno» para sus neumáticos es una inversión que merece la pena. Si te estás preguntando si el nitrógeno o el aire es la mejor opción para ti, lo mejor es que eches un vistazo a los pros y los contras de utilizar uno u otro gas.

La principal función de los neumáticos es soportar el peso del vehículo. Por lo tanto, la consistencia del inflado de tus neumáticos es de vital importancia. El aire, el gas estándar utilizado para llenar los neumáticos, está compuesto en un 78% de nitrógeno. El resto del gas está compuesto por aproximadamente un 21% de oxígeno, vapor de agua, dióxido de carbono y pequeñas concentraciones de diversos gases nobles como el neón y el argón.

Inconvenientes de los neumáticos sobreinflados

Paras en una gasolinera y te das cuenta de que uno de tus neumáticos está un poco desinflado. Lo llenas de aire y te vas. Para tu disgusto, al cabo de un par de días o incluso una semana, tus neumáticos vuelven a pincharse y necesitan más aire. Tiene una fuga lenta. Lleva los neumáticos a un taller, pero no encuentran ningún problema. Incluso pueden sumergir el neumático en un recipiente con agua en busca de burbujas. Pero nada.

El método tradicional para buscar fugas consiste en rociar el neumático con agua jabonosa (pruebe con un 20% de detergente para que sea un poco más viscoso) y observe si hay burbujas, especialmente en las zonas sospechosas mencionadas anteriormente. Pruebe esto mientras sus neumáticos tienen toda la presión de aire y aún están calientes por la conducción. Si desmonta las ruedas y sumerge el juego de ruedas y neumáticos en un cubo de agua, también se detectará la fuga.

A veces, es posible que el neumático que pierde aire lentamente sólo lo haga durante la conducción. Es posible que tenga un pinchazo tan pequeño que ni siquiera se ensancha lo suficiente como para dejar salir el aire hasta que su neumático se calienta cuando circula por la carretera. Eso amplía temporalmente el tamaño del agujero y también aumenta la presión del aire del neumático para que salga con más fuerza.

Cómo quitar demasiado aire del neumático

Como propietario diligente y atento, de vez en cuando revisas tu coche antes de conducir. Mientras realiza sus comprobaciones, se da cuenta de que uno de sus neumáticos tiene una burbuja en el flanco. Puede que estés pensando: «¡Oh, no! ¿Qué hago?». En lugar de entrar en pánico, ¡echemos un vistazo más de cerca!

¿Cómo se forma una burbuja? Básicamente, los neumáticos están formados por varias capas de chapa y caucho. La capa crea la estructura rígida y proporciona resistencia a los neumáticos, mientras que el caucho está unido a las capas con pegamento.

Independientemente de la causa, todas ellas provocan la formación de un hueco entre las capas del flanco. Inicialmente, se formará una pequeña burbuja. Sin embargo, a medida que se filtre más humedad y aire, las burbujas se harán más grandes.

Aunque es poco probable, es posible que los defectos de fabricación provoquen la formación de burbujas. Cuando surge un problema de fabricación, lo más frecuente es que el pegamento no mantenga unidas las capas, lo que crea un hueco para que se formen burbujas. Sin embargo, los procesos de fabricación más robustos y los mejores materiales han ayudado a reducir la probabilidad de defectos.

¿Puede explotar un neumático por exceso de aire?

Te has distraído mientras llenabas los neumáticos y has echado demasiado aire sin querer. O tal vez un amigo te dijo que los neumáticos demasiado inflados podían mejorar el consumo de gasolina. La verdad es que, sea cual sea el motivo, conducir con los neumáticos demasiado inflados puede ser perjudicial para tu coche y peligroso para ti. A continuación te explicamos qué ocurre cuando pones demasiado aire en los neumáticos y qué puedes hacer para restablecer el inflado adecuado. La solución es rápida y sencilla.

Hay una variedad de problemas que pueden ocurrir si conduces con neumáticos demasiado inflados. Lo más grave es que los neumáticos demasiado inflados corren un mayor riesgo de reventón. El reventón de un neumático puede hacerle perder el control de su vehículo y afectar negativamente a la distancia de frenado, poniéndole en peligro a usted y a los demás en la carretera.

Además, muchas de las características de seguridad de su vehículo, como el sistema antibloqueo de frenos, están diseñadas para funcionar cuando los neumáticos están llenos según las recomendaciones del fabricante del vehículo. Unos neumáticos demasiado inflados podrían comprometer algunas de las funciones de asistencia al conductor de su coche.