Casco de fibra de vidrio

Las motos pueden ser divertidas, pero también conllevan sus riesgos. De hecho, según la National Highway Traffic Safety Administration, los motoristas tienen un veinticinco por ciento más de probabilidades de morir en un accidente que los pasajeros de un coche. Si estás pensando en comprarte una moto, tendrás que asegurarte de contar con el equipo de seguridad y los accesorios adecuados para protegerte mientras conduces. Conseguir un buen casco es primordial a la hora de conducir una motocicleta. Aquí tienes todo lo que necesitas saber para comprar y elegir los mejores cascos de moto del mercado.

Hay una gran variedad de estilos de cascos de motocicleta disponibles, por lo que es una buena idea tener en cuenta cómo va a conducir su motocicleta cuando vaya a comprar cascos. Desde cascos abiertos hasta cascos integrales y modulares, cada tipo de casco tiene sus pros y sus contras. Parte de la decisión sobre las características que vas a necesitar consiste en pensar con qué frecuencia y en qué situaciones vas a conducir. Por ejemplo, si planeas conducir a menudo con amigos, querrás asegurarte de que tienes la oportunidad de hablar con otros motoristas a través de sistemas de comunicación Bluetooth. Otros motoristas que circulan principalmente por pistas de tierra pueden necesitar un casco con más características y calificaciones de seguridad, ya que su uso es más intenso.

Casco de moto Kevlar

Comprar un casco de moto es algo que deberías hacer antes de pensar siquiera en subirte a una motocicleta. Las motocicletas ofrecen a los conductores una increíble sensación de libertad, pero esa libertad tiene un coste. Ese coste es el hecho de que los conductores de motocicletas están mucho más expuestos en la carretera que los demás conductores. Y, si sufren un accidente, la posibilidad de sufrir lesiones graves o incluso mortales es mayor que en el caso de otros conductores.

Aunque practicar una conducción defensiva, ser consciente de lo que te rodea y obedecer todas las leyes de tráfico te hará menos propenso a sufrir un accidente, nada de lo que hagas puede eliminar por completo el riesgo de accidente. Sin embargo, lo que sí puedes hacer es prepararte en caso de sufrir un accidente.

¿Tienes una moto de carreras y piensas llevarla al circuito? ¿O tienes un modelo más peatonal que piensas utilizar para desplazarte al trabajo? ¿Y una moto para hacer largas travesías? Ningún casco se adapta a las necesidades de todo el mundo. Tiene que encontrar uno que le proporcione la protección adecuada y que, al mismo tiempo, le resulte cómodo.

Lista de materiales para cascos

La fina y dura calota exterior está hecha de plástico policarbonato, fibra de vidrio o Kevlar. Estos plásticos ofrecen una barrera de protección alrededor del forro de espuma más blando del casco, que es la función principal de la calota dura:

Las calotas de fibra de vidrio son muy recomendables, junto con las de fibra de carbono y Kevlar, ya que permiten aligerar el casco. La carcasa exterior está diseñada para ser resistente, pero también para comprimirse cuando golpea algo duro, dispersando así la energía para reducir la fuerza antes de que llegue a la cabeza.

El interior presenta un forro grueso y suave de espuma expandida «EPS».    El forro de espuma tiene que aplastarse durante cualquier impacto para aumentar la distancia y el periodo de tiempo que la cabeza se detiene y reducir su deceleración. El forro interior no debe tener más de 2,5 a 5,1 cm de grosor, ya que, de lo contrario, el casco podría resultar demasiado rígido por dentro y no ofrecer suficiente movimiento en caso de accidente.

Por último, el sistema de retención, comúnmente conocido como barboquejo, es la pieza vital del casco que lo mantiene sujeto a la cabeza en caso de accidente. Asegúrese de que la correa de la barbilla está bien ajustada cada vez que se ponga el casco.

Material del casco de moto

Así que si quieres un casco fino y ligero, es mucho más probable que lo encuentres en una carcasa de policarbonato. Por otro lado, si buscas un casco barato o que ofrezca más resistencia a los arañazos, el ABS es la mejor opción.

En la imagen de arriba puedes ver que el policarbonato tiene el doble de resistencia al impacto que el ABS. A pesar de la extraordinaria resistencia al impacto del policarbonato, el ABS sigue teniendo una resistencia al impacto superior a la de cualquiera de los otros plásticos de ingeniería habituales.

Además de su alta resistencia al impacto, tanto el ABS como el policarbonato también tienen una alta resistencia a la tracción y absorción de impactos. Estas propiedades hacen que el ABS y el policarbonato sean excelentes opciones si desea una calota de casco que pueda soportar un golpe.

El ABS y el policarbonato no se agrietan a bajas temperaturas, ni se queman o funden a altas temperaturas. El hecho de que funcionen en condiciones de frío o calor es fundamental si quieres que tu casco sea aprobado por casi cualquier prueba estándar de seguridad de cascos.

El ABS y el policarbonato son amorfos y muy flexibles a altas temperaturas. Esto hace que sea muy fácil convertirlos en una calota de casco mediante un proceso de moldeado al vacío o por inyección. La capacidad de darles prácticamente cualquier forma hace que el ABS y el policarbonato sean materiales atractivos para un casco.