Limpiador de cascos de moto

Ayuda. Después de un invierno de desplazamientos en moto, mi casco apesta. Llevo una funda para el casco cuando hace frío, por lo que el sudor tiende a acumularse y la cabeza me suda mucho. He probado a lavarlo con jabón antibacteriano, pero eso sólo ayuda un poco. Tengo miedo de rociar Febreeze u otros productos químicos en el interior del casco porque no sé si afectarían a la seguridad del casco. Y ahora mi mujer dice que mi cabeza empieza a oler tan mal como el casco. Antes de tener que comprarme un casco nuevo o dormir en el garaje, ¿hay algo que pueda hacer para quitar el olor? Kevin Dalton Calgary, Alberta

Oh-oh. Un caso grave de headcheese, parece. Tienes razón con lo del Febreeze. Aunque es un producto muy eficaz para eliminar olores, y probablemente perfectamente inocuo si se aplica a un casco, nunca se puede estar seguro de que alguna reacción química no debilite el material, algo que podrías descubrir en un momento poco propicio.

Por lo general, he comprobado que sumergir un casco en un cubo de agua tibia con detergente Dawn, aclararlo a fondo y secarlo soluciona el 95% del problema. También puedes probar con Lysol o Pine Sol diluidos. El Lysol matará las bacterias que producen el olor. El problema es que el olor probablemente se haya adherido químicamente a los materiales del casco, lo que significa que nunca podrás eliminarlo.

¿Se puede lavar el acolchado de un casco de moto?

Si tu casco tiene un forro extraíble, como la mayoría de los cascos actuales, todo lo que tendrás que hacer es sacar el forro y las almohadillas de las mejillas (tomando nota de dónde va cada cosa) y lavarlos. Puedes utilizar la lavadora (en ciclo delicado, con detergente suave) o lavarlos a mano con agua tibia y jabón.

¿Cómo se quita el olor de un casco de moto?

Normalmente, he comprobado que sumergir un casco en un cubo de agua tibia con detergente Dawn, aclararlo bien y secarlo soluciona el 95% del problema. También puedes probar con Lysol o Pine Sol diluidos. El Lysol, en particular, matará las bacterias que producen el olor.

¿Cómo se seca el interior de un casco?

Coloca el casco sobre una toalla seca y apóyalo ligeramente para que circule el aire. Déjalo secar de forma natural. Esto puede tardar unos días, así que puedes colocarlo en una habitación cálida, pero no lo pongas en un lugar caliente como cerca de un radiador o sobre una caldera.

Frecuencia de lavado del forro del casco

Paso 1: Asegúrate de que la calota esté lo más limpia posible. No sólo para mantener su mejor aspecto, sino también para que pueda comprobar que no está dañada. Arai recomienda simplemente agua – nunca utilice un disolvente o producto a base de petroquímicos en cualquier tapa. Utiliza un paño de microfibra para limpiarla suavemente y otro para secarla.

Paso 2: Limpiar la visera. Al igual que con la calota del casco, asegúrate de que el limpiador que utilices sea totalmente compatible con el material del que está hecha la visera, normalmente policarbonato. Arai recomienda Motul Helmet and Visor Clean.  En primer lugar, retira el inserto antivaho Pinlock (si lo lleva), rocíalo por delante y por detrás, límpialo con un paño de microfibra LIMPIO y sécalo con otro.

El truco de John: lee siempre las instrucciones que acompañan a la tapa; algunas viseras tienen un revestimiento antivaho en el interior que debe tratarse con especial cuidado. Y no te olvides de limpiar el parasol desplegable si tu casco dispone de él, ya que las marcas se notarán mucho cuando conduzcas bajo la luz directa del sol.

Cómo limpiar la visera del casco de moto

Los cascos de moto son una pieza importante del equipamiento de cualquier motorista. Protegen la cabeza en caso de accidente y también mantienen el cuerpo seco y caliente durante los viajes largos. Pero, como cualquier otra pieza del equipamiento, los cascos de moto deben limpiarse de vez en cuando para mantenerlos en buen estado. En este artículo hablaremos de cómo limpiar un casco de moto de forma segura y eficaz. Trataremos desde los pasos más básicos hasta los métodos más avanzados, para que puedas elegir el método que mejor se adapte a ti.

La calota es la capa más externa del casco de moto que protege el forro de espuma EPS de los daños provocados por los rayos UV, la abrasión, etc. Suele estar hecha de fibra de vidrio, Kevlar o un compuesto de fibra de carbono.

El forro es la capa más interna del casco que entra en contacto directo con la cabeza. Suele ser de espuma de poliestireno expandido (EPS), que absorbe la energía del impacto en caso de choque. El grosor del forro varía de una marca a otra, pero suele oscilar entre 20 y 35 mm.

Como regla general, nunca debes utilizar en el casco materiales de limpieza que no usarías en tu propia cabeza. Es decir, nada de productos químicos agresivos, disolventes o abrasivos. ¿Qué puedes utilizar? Recomendamos una solución de champú para bebés y agua tibia. Si lo prefieres, también puedes utilizar un limpiador específico para cascos de moto. Evita utilizar limpiadores que contengan ceras o siliconas, ya que pueden dañar la superficie del casco y afectar a la claridad de la visera. Una vez que tengas la solución de limpieza lista, tienes que reunir algunos otros elementos para asegurarte de que el trabajo se hace correctamente. Necesitarás:

Cómo limpiar el exterior del casco de moto

Publicado: 15 Sep 2013 ¿Cuándo fue la última vez que limpiaste tu casco de moto? No, no el exterior, el interior. La parte que se asienta junto a tu piel y absorbe todo el sudor. ¿Has quitado alguna vez el forro de tu casco y le has dado una buena limpieza? La respuesta es probablemente no, ya que la mayoría de nosotros tendemos a evitar esta tarea. ¿Por qué? El miedo a no poder volver a montarlo es uno de los factores, pero también la pereza general. Lo ideal sería limpiar a fondo el revestimiento de la tapa al menos una vez al año. Vamos, mete la nariz y huele, ¿huele la tuya como si algo se estuviera descomponiendo? Pues puede que sí, sobre todo si metes los guantes cuando estás fuera de la moto. Bien, ¿cómo se hace?

Tomando buena nota de dónde va cada cosa, quita todos los componentes externos que puedas. No quites nada que esté atascado en su sitio, pero si se puede desenroscar, quítalo y guárdalo en un lugar seguro.

A continuación, retira el revestimiento interior, teniendo en cuenta su procedencia. Si su tapa no tiene forro extraíble, no se preocupe, no es un problema. A veces, zonas como las almohadillas de las mejillas tienen un forro sobre una almohadilla de espuma, que también se puede quitar. Bien, ahora que la tapa está hecha pedazos, es hora de lavarla.