La GS es una de las motos más icónicas de la historia, una highlander en el mercado desde 1980 gracias a la inteligencia de los diseñadores, que la siguen manteniendo en lo más alto de su categoría. Hoy probamos para ti la R1200GS Rallye: la evolución de la especie

moras

Inmediatamente aclaramos que el Rallye no es el nuevo GS y no reemplaza al gigantesco Adventure, es una versión especial basada en la R1200GS 2017, con motor refrigerado por líquido aumentado a 125 CV en normativa Euro4. En comparación con la «base», nuestra moto tiene el frente rediseñado, con un pico más agresivo y paneles laterales más “técnicos”, como la Multistrada Enduro, pero la analogía termina ahí. Como siempre el look siempre es muy complejo, prácticamente sin superficies lisas, pero a su público le gusta así. Obviamente, las llantas con radios son muy bonitas, aunque nunca nos gustó el guardabarros bajo unido al basculante.

La posición del Rallye es sencillamente perfecta, se puede ver en estos detalles 37 años de evolución del modelo. Sin duda es una moto de gran tamaño, pero el manillar ancho da una sensación de control total. El sillín es ancho, plano, tiene un acolchado sostenido y es ajustable en dos posiciones, que también cambian el estilo de conducción: más insertado o más alto, para conducción deportiva. El único inconveniente son los bloques, que son tan lleno de órdenes como para ser difícil para manejar en la marcha, a menos que tenga una pulgada de 10 cm. Los reposapiés cruzados y el manillar alto hacen que montar de pie también sea divertido.

El cambio es tan suave que ni siquiera está claro si la marcha ha entrado. Ciertamente elegante, pero sin ningún «clack» casi no hay diversión. Recién salido del concesionario el embotellamiento habitual nos recibe con alegría, pero si no fuera así, ¿cómo probaríamos la moto en el tráfico? En el slalom muy cerrado la GS responde bien en cuanto a equilibrio, el telelever prácticamente mantiene la moto en equilibrio por si solo y remar nunca es un esfuerzopor desgracia las dimensiones nos limitan mucho: el motor de abajo y el manillar de arriba son demasiado difícil de encajar entre parachoques y espejos.

El bóxer de la edición 2017 es más alegre que la versión anterior, con un par motor siempre potente, que se desata a partir de las 6500 rpm. En los distintos mapeos (Enduro, Rain, Road y Dynamic en «nuestra» GS) el carácter cambia mucho, pero el gran alemán nunca es agresivo en la entrega de potencia. por supuesto con 125 HP es muy divertido y también teniendo en cuenta la ligereza del telelever, la mezcla apretada sería un coto de caza ideal. Obviamente tienes que estar acostumbrado a la parte delantera de BMW, porque objetivamente reduce la sensibilidad de conducción e incluso inclinarse instintivamente hacia delante para cargar el manillar, la situación no cambia.

La Autobahn es el dominio de la GS, que con un motor completamente libre de vibraciones y un posición de conducción correcta y cómoda, convierte un largo viaje en un paseo. Sin embargo, el parabrisas ajustable en dos posiciones es demasiado bajo para el motociclista con alma larga y, por lo tanto, mejor mantenlo presionado y recibe el viento en la cara que seguir así y conseguir los remolinos. Con prisa, quizás en una autopista alemana sin límites, la moto no se descompone en ningún ángulo de inclinación.

La ventaja de los grandes BMW es el equipo electronicosiempre fácil de gestionar gracias a un cuadro de mando esquemático y a un software rápido y sencillo, pero nuestro Rallye estaba equipado con el paquete básicosin ABS ajustable y suspensión con ajustes limitados a dos configuraciones ESA (Road y Dynamic), que sin embargo no nos dio la impresión de una gran diferencia. Los frenos son potentes y precisos, con el habitual ABS estilo BMW.fácil de operar, especialmente en la parte trasera.

Pase lo que pase, hay R1200GS siempre es un éxito y el Rallye no faltará a la cita con las listas de ventas. ¿Mérito del nombre BMW? Quizás, pero también de uno calidad sin concesiones. De hecho es difícil encontrar problemas en esta moto, si no en sus propias características, como las dimensiones y el peso, que a pesar de estar bien equilibrado gracias al bajo centro de gravedad, alcanza 244 Kg con depósito lleno. El precio es igualmente alto y comienza desde 17 490 € sin accesorios y llega a más de 19 000 € con paquetes opcionales, que pueden costar más, ¡pero sin los cuales este súper BMW no sería lo mismo!

Sicurmoto agradece al concesionario BMW Motoshop 2000 en via Brin, en Nápoles, por su simpatía y profesionalidad, a la que nos tienen acostumbrados.